Contratos Tecnológicos | eDefense ®

Contratos tecnológicos ¿Qué son?

Los contratos tecnológicos son acuerdos legales que regulan el uso de tecnología y servicios informáticos. Estos contratos pueden ser muy variados, desde acuerdos de licencias de software hasta contratos de servicios de hosting y alojamiento en la nube. En este artículo, hablaremos sobre algunos aspectos importantes a tener en cuenta al redactar y firmar un contrato tecnológico.

Tipos de contratos tecnológicos

Actualmente encontramos una lista bastante amplia de contratos tecnológicos, destacando los siguientes:

Características de los contratos tecnológicos

Contratos tecnológicos ¿Qué son?

Debido a que muchos de los contratos que comentamos, han ido apareciendo conforme al nivel de desarrollo y avance tecnológico que se ha se ha generado durante los últimos años, una de las características definitoria de los mismos sería la “atipicidad”.

Cuando hacemos referencia a la atipicidad, estamos resaltando el hecho de que no se encuentran regulados de forma específica, como puede estarlo la compraventa de un inmueble, nos encontramos con la necesidad de regular jurídicamente situaciones muy técnicas del ámbito informático y del software. De ahí nace la importancia de revisar muy detenida y cuidadosamente cada una de las cláusulas que conforman un contrato, y siempre con la ayuda de un experto en la materia.

Pese a ser situaciones o realidades complejas de determinar desde el ámbito jurídico, por lo general suelen ser contratos específicos, en el sentido de referirse al desarrollo de un software con una determinada funcionalidad en concreto o por ejemplo, el depósito de un código fuente, como es el caso del contrato de Escrow.

Otro aspecto que destacar de los contratos tecnológicos es el hecho de que están enfocados la mayoría de ellos a la protección de la propiedad intelectual, pues en el ámbito de la ingeniería del software, debe quedar bien definido a quién se le atribuye la titularidad de este, con el fin de evitar futuros problemas y responsabilidades en caso de disputas.

La confidencialidad es otro rasgo distintivo de este tipo de contratos, pues si es importante proteger la propiedad intelectual, igual de importante es no difundir información de carácter privado de la empresa, referente a know-how, códigos o información que por su carácter deba mantenerse en secreto y dentro del ámbito interno de la empresa. Para ello se suelen incluir cláusulas de confidencialidad o acuerdos de confidencialidad, en los que ambas partes se comprometen y pactan a cumplir con los requerimientos establecidos.

Cláusulas más importantes de un contrato tecnológico

Contratos tecnológicos ¿Qué son?

Lo primero que debes tener en cuenta es que un contrato tecnológico debe ser claro y conciso. Debe especificar de manera clara qué se está contratando, cuáles son los derechos y obligaciones de cada parte y cómo se resolverán cualquier problema o disputa que pueda surgir.

Además, es importante que el contrato incluya una sección sobre la propiedad intelectual. Esto incluye cualquier tipo de derecho de autor, marcas registradas o patentes que sean relevantes para el uso de la tecnología o servicios contratados. También debes asegurarte de que el contrato incluya una cláusula de confidencialidad que proteja cualquier información sensible que pueda ser compartida durante el curso del acuerdo o posterior a él.

Otro aspecto importante para considerar es la responsabilidad. Es necesario establecer quién es responsable de cualquier problema o fallo que pueda ocurrir con la tecnología o servicios contratados. También debes incluir una cláusula de indemnización para protegerte de cualquier responsabilidad por daños o pérdidas que puedan ocurrir durante el uso de la tecnología o servicios contratados.

Como todo contrato, otra consideración importante es la duración del contrato. Esto incluye la duración del acuerdo, así como también las condiciones de renovación o terminación del contrato. Asegúrate de que estos términos sean claros y acordes a las pretensiones de ambas partes.

Por último, es importante que el contrato incluya una sección sobre el pago y la forma en que se llevará a cabo. Es importante que el contrato incluya información detallada sobre los precios y cómo se facturarán los servicios: así como cualquier información relevante sobre descuentos, impuestos o cualquier otro cargo adicional.

Conclusión

En resumen, los contratos tecnológicos son una parte importante de cualquier negocio que utilice tecnología o servicios informáticos. Asegúrate de incluir todas las cláusulas necesarias para proteger tus derechos y obligaciones.

La redacción de un buen contrato tecnológico puede marcar la diferencia en un futuro problema jurídico, ahorrándote mucho dinero por posibles responsabilidades e indemnizaciones por daño. Por eso, te recomendamos que dejes su redacción a abogados expertos en nuevas tecnologías.

En eDefense, como abogados especializados en derecho digital y nuevas tecnologías, podemos ayudarte a la creación de contratos, asesoramiento previo y la negociación con tus clientes y proveedores. Contacta con nosotros.

Otros artículos que pueden interesarte.

Software
Tiffany De La Torre García

Legislación del Software

Antes de adentrarnos en el mundo de la regulación del software, conviene recordar brevemente a qué hacemos referencia cuando nos referimos al Software. Pues bien, a nivel nacional en España debemos acudir a la Ley 2/2019, de 1 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado

Leer más
Software
Antonela Coloma

Qué es un SLA y para qué sirve

¿Qué es un acuerdo de nivel de servicios? Un service legal agreement (SLA), también conocido como acuerdo de nivel de servicios (ANS) es un contrato de proveedor de servicios y un cliente, en el que definen los tipos y las normas de los servicios que se van a ofertar. Quedan establecidas así las responsabilidades y

Leer más
contrato escrow de software
Software
Antonela Coloma

Contrato Escrow

¿Qué es un contrato de escrow? El contrato de escrow, hace referencia a lo que conocemos tradicionalmente como el contrato de depósito o fideicomiso. La esencia del contrato radica en el acuerdo al que llegan las dos partes, de depositar en un tercero un bien o  un título, una información o una suma de dinero.

Leer más
Ir arriba