Faceapp: ¿Qué riesgo legal entraña la app de moda? | eDefense
eDefense es un despacho de abogados en Sevilla especialista en legalidad web, RGPD, derecho digital, registro de marcas y compilance.
despacho, abogados, sevilla, derecho, digital, protección web, registro de marcas, propiedad intelectual, propiedad industrial, compilance, RGPD, LOPD
16014
post-template-default,single,single-post,postid-16014,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive,elementor-default

riesgos que entraña faceapp

¿Qué riesgo legal entraña Faceapp?

En la última semana todos hemos podido ver a nuestro yo anciano. FaceApp se ha puesto de moda, no solo en España sino a nivel internacional en un tiempo récord. Se han compartido fotos de famosos y personas de a pie por todas las redes sociales disponibles y la verdad es que es tentador comprobar cómo seremos cuando tengamos 40 años más, ¿pero qué riesgo puede tener descargarnos esta app tan divertida?
Precisamente, por convertirse en trending topic han saltado las alarmas y expertos de todo el mundo han puesto en tela de juicio la legalidad de esta app. En eDefense vamos a cerrar la semana hablando un poco de cuales son los problemas que nos podemos encontrar por descargarnos aplicaciones de este tipo.
Lo primero que resulta llamativo, es que nada más descargar la App ya estamos usándola, no tenemos que clicar en los típicos consentimientos y aceptaciones de la política de uso, sino simplemente con el mero uso de la aplicación ya la estamos aceptando sus políticas. La RGPD y la Agencia de protección de datos son claro en este punto, no se acepta el consentimiento tácito sino que es necesario el expreso.
Aun encontrando la rebuscada política de privacidad, tampoco aparece resumen ni conceptos claros donde podamos encontrar la identificación de la empresa, canales de ejercicio de nuestros derechos o el simple hecho de cuales son los datos que estamos cediendo y que se hace con ellos.
Se ha hablado mucho de que los datos son cedidos a Rusia, esto ha sido desmentido por la propia compañía afirmando que los servidores de almacenaje son EEUU aunque la compañía y su equipo  de desarrollo se encuentre en Rusia. Que los datos sean almacenados en EEUU no implica de por sí un cumplimiento de la normativa sino todo lo contrario, la Agencia de Protección de Datos ha reiterado que EEUU se encuentra dentro de los países que no respetan la RGPD y por ello, obliga a que la cesión o almacenaje se encuentre en manos de empresa incluidas dentro de la lista Privacy Shield, que desde luego no reconocen. 
Lo más importante de todo es que se hace con esa imagen que hemos introducido. Eso si lo deja claro la compañía, las imagenes introducidas en la app serán cedidas a la empresa dueña de la app. Esto quiere decir que hemos cedido todos nuestros derechos sobre la imagen una app que tiene a su libre disposición la venta o trasmisión de la misma para el uso que quiera, ya sea comercial o no. Este es el principal riesgo de la utilización de esta app y donde el usuario tiene que ser consciente de lo implica. Si pasados unos años, encontramos nuestra foto en algún spot publicitario nosotros ya lo hemos aceptado con el propio uso de esa app tan divertida que nos descargamos.
La compañía contesta a las criticas diciendo que las imágenes no serán cedidas ni vendidas y que “la mayoría” son borradas en las 48 horas siguientes de los servidores. Pero ¿por qué no lo han dejado claro en sus políticas de privacidad? ¿y qué ocurre con las imágenes que no estén dentro de esa “mayoría”?
Por último, una vez abierto el debate, la compañía facilita un canal de borrado de imágenes. De modo, que si el usuario quiere borrar cualquier dato personal a disposición de la app puede hacerlo de la siguiente forma: “Configuración-> Soporte-> Reportar un error” con la palabra “privacidad”. Este canal está lejos de ser apto por la normativa, ya que el mismo debería de ser público, de fácil acceso y donde se pueda ejercitar cualquiera de los derechos. 
En conclusión, dado los riesgos que puede integrar el mero hecho de la utilización de una app, es el usuario quien tiene que empezar a coger conciencia de los mismos. Una lectura aunque rápida de las políticas de privacidad o no aceptar ninguna app que no exija que se acepten puede evitar problemas futuros de mayor repercusión. 

No Comments

Post A Comment